Pobreza y Prosperidad en Perspectiva (sus causas)

Share Button

Pobreza y Prosperidad en PPobreza y Prosperidad en Perspectivaerspectiva

Las causas de la pobreza en los países de América Latina se deben a una política económica orientada a privilegiar a una minoría que concentra la mayor parte de riquezas.

Las viejas instituciones heredadas, desde la época colonial, han impuesto un modelo sustentado en privilegios, corrupción, ineficiencia del gobierno y la carencia de control ciudadano sobre los actos del Estado.

El subdesarrollo, no es consecuencia de ideas viejas sobre las causas de la pobreza, como el aspecto racial, cultural, regional, y de la ignorancia de sus gobernantes. Los estudios económicos han demostrado todo lo contrario.

La verdad sobre la pobreza radica en modelos de desarrollo escogidos por los países pobres que incentivan muy poco a sus ciudadanos, privilegian determinadas élites y fomenta la corrupción.

Un paralelismo de dos sociedades que han transitado caminos distintos son México y Estados Unidos.

Desde sus inicios, México, comenzó mal. Desde constantes guerras civiles, golpes de estados en un abrir y cerrar de ojos, corrupción rampante y unas élites que se amparaban del estado para aplastar cualquier sector o grupo  que hiciera asomo de competencia.

En el libro Los Orígenes del Poder, la Prosperidad y la Pobreza, se presenta un ejemplo, de muchos, de como pensaba y actuaba la clase dominante de la época:

“Porfirio Díaz también empezó a desmantelar muchos de los legados institucionales coloniales específicos que impedían el comercio internacional, e imaginaba que podía enriquecerse enormemente, él y sus seguidores. Su modelo continuaba sin ser el tipo de desarrollo económico que veía al norte de Río Grande. Era el modelo de Cortez, Pizarro y Toledo, en el que la élite amasaba fortunas enormes mientras que el resto de la población quedaba excluida.”[1]

Más al norte, después del Río Grande tomaba forma una sociedad distinta. Efectivamente, Estados Unidos, desde sus inicios, creó instituciones fuertes en el ámbito político como el principio de Separación de Poderes, Sufragio Electoral, Control de la Constitucionalidad y sucesión de gobiernos estables y sin interrupciones.

Las instituciones políticas señaladas en el párrafo anterior crearon un ambiente propicio para las inversiones, especialmente las de largo plazo, sin embargo, hubo otras reformas, no menos importantes, y vitales para el desarrollo. Precisamente, la liberalización del crédito a través de entidades financieras que nacieron para fomentar el desarrollo empresarial y democratizar el crédito, reforzado con leyes anti-monopolios para establecer comercio justo y  de patentes para proteger las ideas e invenciones de ciudadanos estadounidenses, hizo que personas de origen humilde como Thomas Alba Edison se convirtiera en unos de los hombres más rico de su época.

Esas diferencias y desigualdades tan marcadas entre ambos países ha llegado hasta nuestros día, y el reflejo de cada una de ellas son dos empresarios que hoy día encabezan la lista de Forbes.

Bill Gates, emerge cómo uno de los hombres más ricos del mundo, gracias a sus ideas y por crear a Microsoft, una de las empresas tecnológicas más exitosas del mundo y que pudo posicionarse en un mercado altamente competitivo gracias a un Estado que definió con claridad reglas de juego  y prohibió monopolios.

En México, en cambio, surgió Carlos Slim, que  adquirió la empresa estatal Telmex, en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari. Un monopolio que puso trabas al desarrollo del mercado de telecomunicaciones.

“A pesar de que Slim no hizo la oferta más elevada, un consorcio liderado por su Grupo Carson ganó la subasta. Y en lugar de pagar las acciones inmediatamente, Slim consiguió retrasar el pago, y utilizó los dividendos del mismo Telmex para pagar las acciones. Lo que una vez fue un monopolio público se había convertido en el monopolio de Slim y era enormemente rentable.”[2]

En conclusión, los países subdesarrollados para salir del atraso, necesariamente tendrán que romper con los privilegios otorgados a las élites, hacer cumplir las leyes que garanticen igualdad de oportunidades de todos los ciudadanos de acceder a servicios públicos de educación y de sanidad eficientes, crear un marco jurídico que facilite, proteja las invenciones y democratizar el crédito para la creación de nuevas empresas. Es ahí que reside la hoja de ruta hacia el desarrollo, y como mayorías, no podemos desaprovecharlas.

Víctor Horacio Mena Graveley.

El autor es abogado

Puedes entrar en contacto con el autor,  a través del Whats App, al 809-309-0594 o a su correo: victorhoracio@hotmail.com

 



[1] Acemoglu Daron y James Robinson. Los Orígenes del Poder, la Prosperidad y la Pobreza, Por Qué Fracasan los Países. Ediciones Deusto. España. Traducido por Marta García Madera, Pág. 53

[2] Ob. Cit. , Pag. 56

About the Author

victorhoracio@hotmail.com

Soy de una provincia del norte de República Dominicana llamada Puerto Plata y me gustaría compartir contigo conocimientos e información. Mi número de móvil es el 8093080595

No Comments

¿Qué te pareció el escrito?